¿Y si un cliente nos encarga rediseñar la señal de stop?

Sencillamente revelador. No por lo que que demuestra, que aunque hagamos de cuenta que no existe es uno de los mayores vía crucis al que nos enfrentamos los diseñadores/desarrolladores del globo: ese pulso entre cliente/proveedor donde la cintura y las buenas maneras lo son todo.

El golpe bajo: el plano del pobre diseñador agarrandose la cabeza… es durísimo! 😉

ACTUALIZACIÓN 24-08-2008: En YouTube el vídeo desapareció. Pero toni lo recuperó en blogger!
VIA [Rez]

Esta entrada fue publicada en diseño, divertido, empresas, profesión. Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.

2 Comentarios